MÁS DE 25 AÑOS DE EXPERIENCIA


  Contacto :    91 350 25 78     626 96 36 30   

Tendinitis de aquiles

Tendinitis de Aquiles

Es una lesión por sobrecarga o sobreuso. Constituye entre el 7% al 9% de las lesiones de los corredores y suele afectar más frecuentemente a hombres entre 30 a 50 años.

Cómo se produce: cuando el equilibrio que existe entre la formación y destrucción del colágeno que forma el tendón se rompe, ya sea por una sobrecarga frecuente y excesiva o una causa traumática, aparece la lesión. La contracción mantenida en el tiempo de los músculos del miembro inferior en relación con la actividad del tendón de Aquiles (gemelo y Sóleo) o de toda la cadena muscular (que abarca a todo el miembro inferior), crea una presión a nivel de la arteria y se genera una disminución de la vascularización del tendón de Aquiles, llegando a ser tan pobre que es razón habitual de la Tendinopatía Aquilea.

Tendinitis de aquiles

En la fase aguda los signos y los síntomas son: dolor en la parte inferior de la musculatura. Aparece al iniciar el ejercicio, desaparece durante su realización y empeora al terminar. A la palpación del tendón encontramos dolor local que se ve aliviado con el reposo. En fase crónica el dolor es constante y puede haber un engrosamiento en el tendón de Aquiles, ecográficamente se puede observar una neovascularización que debe ser tratada siempre, y para la que utilizamos la EPI ecoguiada para su tratamiento, combinándola con la aplicación de Láser de alta potencia y Diatermia. Por la mañana existe rigidez y esto corresponde más a una tendinopatía generada en la zona de inserción del tendón al hueso, la zona es sensible a la presión y cursa con inflamación. Toda esta sintomatología nos alerta y es causa para acudir a consulta, realizar una exploración ecográfica y determinar la lesión y su mejor tratamiento.