MÁS DE 25 AÑOS DE EXPERIENCIA


  Contacto :    91 350 25 78     626 96 36 30   

123rf_7516856

NUTRICION ORTOMOLECULAR: armonía para un estado de salud óptimo

El organismo humano es un complejo sistema donde coexisten, además del aparato locomotor, otros sistemas como son el medio interno, sistema inmunitario… los cuales tienen que trabajar en armonía para llegar al estado de salud óptimo.

            La nutrición ortomolecular se encarga de reequilibrar la bioquímica del organismo a través de la alimentación y de suplementos nutricionales específicos (vitaminas, minerales, ácidos grasos y aminoácidos) y proporcionarle a las células los nutrientes adecuados para que éstas funcionen lo mejor posible.

Una dieta incorrecta carece de los nutrientes claves para que las células se desarrollen y contiene moléculas nocivas que entorpecen el correcto funcionamiento de las mismas. La alimentación moderna es pobre en su contenido nutricional debido, principalmente, a la explotación del suelo, ya que cuando es cultivado, los nutrientes que los alimentos captan de la tierra, se van deteriorando y llega un momento en el que se agotan.

La inflamación es un proceso tisular constituido por una serie de fenómenos moleculares, celulares y vasculares con un fin de defensa a las agresiones físicas, químicas o biológicas. En un proceso de inflamación el objetivo es la eliminación de las toxinas de las células. Dentro de los procesos inflamatorios se incluyen las lesiones musculares y de tejido blando como las tendinitis, tendinosis y esguinces.

Para regular dicho proceso, nuestro organismo fabrica unas sustancias llamadas prostaglandinas. Mediante la nutrición podemos reducir la inflamación o agravarla ya que ciertos alimentos tienen la facultad de favorecer, dentro de los aproximadamente 30 tipos de prostaglandinas que tenemos en nuestro cuerpo, la segregación de unas u otras.

La forma que tiene nuestro cuerpo de eliminar las sustancias de desecho es mediante las prostaglandinas proinflamación, pero una vez que haya iniciado el proceso inflamatorio, nos interesa que la cantidad sea la menor posible para que esa inflamación se calme.

Para aumentar la producción de prostaglandinas antiinflamación se debe aumentar la ingesta de alimentos ricos en ácidos omega 3, que los podemos encontrar en los pescados azules, aceite de lino y vegetales de hojas verdes. Siendo necesario el aporte de complementos vitamínicos que mejoren nuestra dieta.