MÁS DE 25 AÑOS DE EXPERIENCIA


  Contacto :    91 350 25 78     626 96 36 30   

nature-hills-sport-bike

Mountain Bike: un deporte de moda.

El mountain bike o bicicleta de montaña, es un deporte en auge actualmente en nuestro país, que debido a la repetitividad de los gestos asociados al pedaleo, las posturas sobre la bicicleta, la velocidad y la irregularidad de la superficie de práctica, hacen que no este exento de lesiones. En esta entrada analizaremos las patologías mas frecuentes y el modo de lesión de este deporte.

Las lesiones traumáticas constituyen la mayoría de la lesiones de los ciclistas. Los traumatismos en miembros superiores (30%) hacen que las articulaciones más dañadas sean el codo, la muñeca y el hombro, haciendo hincapié, en este último, en la clavícula. En el caso de los miembros inferiores (35%) la articulación de la rodilla es la más afectada.

La postura del ciclista tiene un papel fundamental en la prevención de las lesiones. La columna vertebral puede verse afectada en distintos niveles, tanto en cervical como en lumbar, debido a la posición inclinada, la altura del manillar y por las irregularidades que puede presentar el terreno. Si el manillar no presenta la longitud adecuada, la columna lumbar puede verse afectada ya que se produce una sobrecarga en la parte anterior y en los discos vertebrales.

Las sobrecargas en las manos son muy comunes debido al agarre fuerte del manillar en terrenos irregulares y el soporte del peso corporal del ciclista, pudiendo producir una compresión del nervio mediano, que discurre por el centro de la muñeca, dando sensación de hormigueo en los 3 primeros dedos.

La lesión más frecuente es la tendinitis del tendón rotuliano debido al movimiento repetitivo de la pedalada, ya que si el eje de tracción de dicha pedalada no es correcto hace que el eje de movimiento del tendón esté desviado produciendo un sobresfuerzo tendinoso. La rotula sufre una gran presión contra el fémur por la contracción del cuádriceps y la resistencia que opone el tendón rotuliano, un exceso de flexión de rodilla puede provocar molestias y a la larga producir una condopatía rotuliana.