MÁS DE 25 AÑOS DE EXPERIENCIA


  Contacto :    91 350 25 78     626 96 36 30   

Ejercicios-para-evitar-el-dolor-en-las-munecas-3

ENFERMEDAD DE D’QUERVAIN: una enfermedad tecnológica.

La enfermedad de D’Quervain es cada vez más común debido al sobre esfuerzo al que sometemos nuestras manos en el día a día y más en la era tecnológica en la que vivimos, escritura, teclado informático, dispositivos móviles (teléfonos, tablets…) Además de actividades como: videoconsolas, actividades deportivas…

Es una patología en la que se produce una inflamación de la vaina que recubre el tendón del abductor largo y del extensor corto del pulgar (tenosinovitis), producida principalmente por desequilibrio muscular, patrones de movimientos repetitivos o forzados, inestabilidad articular… El síntoma principal de esta lesión es el dolor en la muñeca, concretamente debajo del pulgar, que empeora con la actividad.

Para el diagnostico de esta enfermedad, es crucial la exploración física, en la que apreciaremos la inflamación local y la sensibilidad o dolor a la palpación de los tendones, limitación del movimiento, incluso crepitación cuando el paciente mueve el pulgar llegando  en algunos casos a producir “dedo en gatillo”.

El reposo de los tendones afectados es muy importante para la recuperación de esta lesión, pudiendo utilizar una férula o un aparato ortopédico removible, durante la fase aguda. Además del reposo es necesaria la aplicación de otras técnicas en las que nos centraremos en la disminución de la inflamación y el dolor.

  • Láser de alta potencia: La luz láser tiene un efecto anti-edema que provoca vasodilatación y activa el sistema linfático, reduciendo así la inflamación.
  • Terapia manual: mediante esta técnica trataremos el tejido blando centrándonos en la disminución del dolor local y en el aumento de la movilidad articular.
  • EPI: en casos en los que con la fisioterapia convencional no se obtienen resultados, recurriremos a la EPI en la que trataremos el tendón de manera particular.

Como en toda patología, es muy importante una valoración previa personalizada para poder adaptar el tratamiento tanto a la lesión como al paciente