MÁS DE 25 AÑOS DE EXPERIENCIA


  Contacto :    91 350 25 78     626 96 36 30   

miha-bodytec-2

CHALECO DE ELECTROESTIMULACION: la moda también puede causar lesiones.

Últimamente, en España se han empezado a abrir nuevos establecimientos que prometen resultados mejores, en menos tiempo y con menos esfuerzo, para ponerse en forma, mediante un chaleco de electroestimulación.

La electroestimulación es la aplicación de una corriente eléctrica para conseguir una contracción involuntaria de las fibras musculares. Puede ser utilizada con distintas finalidades como puede ser de manera terapéutica, como herramienta de entrenamiento deportivo o incluso con función estética.

Cuando hacemos ejercicio de manera convencional, el cerebro manda una señal al cuerpo, para que éste se ponga en funcionamiento y contraiga la musculatura. Con el chaleco de electroestimulación, este paso se salta dejándonos con la incógnita de si puede o no provocar, con el tiempo, desórdenes en la coordinación muscular.

Las fibras musculares, al ser activadas durante una actividad o deporte, se contraen de manera progresiva a medida que se aumenta la exigencia del ejercicio, mientras que con la electroestimulación todas las fibras musculares trabajan a la vez y únicamente trabaja el tejido muscular dejando sin activar otras estructuras del cuerpo como los ligamentos, tendones, articulaciones… Por estos motivos es posible que se cree un desequilibrio en nuestro aparato musculo-esquelético, pudiendo dar lugar a lesiones como esguinces, tendinopatías, roturas fibrilares

El deporte, además de activar el sistema musculo-esquelético hace que todo nuestro organismo se ponga en funcionamiento de manera coordinada, de tal forma que con constancia y esfuerzo, aumenta la capacidad aeróbica, la resistencia, la coordinación, el equilibrio… y todos estos factores ayudan a la prevención de lesiones.

Con esta entrada no estamos menospreciando ni diciendo que los chalecos de electroestimulación sean nocivos para nuestra salud, pero sí queremos concienciar que son una ayuda, pero en ningún momento se deben plantear como alternativa al deporte tradicional. Es muy importante acudir a un establecimiento donde el chaleco sea aplicado por un profesional debidamente formado para ello y bajo su supervisión en todo momento de la sesión.