MÁS DE 25 AÑOS DE EXPERIENCIA


  Contacto :    91 350 25 78     626 96 36 30   

shutterstock_113800318

ARTICULACIÓN TEMPOROMANDIBULAR: una articulación emocional

La ATM o articulación temporomandibular (derecha e izquierda) es la articulación compuesta por la mandíbula y el cráneo, que permite los movimientos de la boca (hablar, masticar…), estando en constante funcionamiento con escasos periodos de reposo a lo largo de la vida.

Actualmente, se ha detectado un importante incremento en el número de personas que refieren alguno de los síntomas característicos de la patología de ATM:

  • Dolor, tanto en la articulación como en la cabeza o el cuello
  • Tensión en la musculatura de la cara
  • Ruidos articulares
  • Despertar con bloqueo mandibular
  • Limitación al abrir la boca
  • Rechinamiento de los dientes (bruxismo)
  • Dolor de oído

Las patologías de ATM pueden aparecer debido a diferentes causas, como malos hábitos posturales (mantener la cabeza hacia delante mirando la pantalla de un ordenador), Bruxismo (apretar y rechinar los dientes generalmente durante la noche, el cual conlleva un factor emocional importante, estrés…), mala oclusión, fractura…

Para hacer una pequeña clasificación de las diferentes patologías, las diferenciamos según sean:

  • Desórdenes musculares: Bruxismo, Síndrome Miofascial, tensión muscular…
  • Desórdenes articulares: Luxaciones, Desplazamientos discales, Bloqueos…

Existen distintos tratamientos en función de la clasificación anterior y del caso personal de cada paciente, el cual deberá ser valorado minuciosamente para conseguir los mejores resultados en cada caso. Las técnicas más utilizadas son:

  • Reeducación Postural Global (RPG): es parte del protocolo individual de tratamiento global que, en función de los síntomas que se presentan y centrándose en el correcto posicionamiento del segmento vertebral y en la normalización del tono muscular cervical, pretende el correcto uso de las fuerzas musculares para conseguir la postura óptima.
  • Terapia Manual: para el aumento del rango articular y el tratamiento del tejido blando.
  • Tratamientos especiales para el dolor: si el dolor es severo, el fisioterapeuta puede recurrir a tratamientos para disminuirlo como puede ser Laser-K, TENS, UHF
  • Acupuntura: este tratamiento tiene un doble enfoque, tanto para el dolor como para tratar el componente psicológico (estrés) del que se acompaña esta patología.