MÁS DE 25 AÑOS DE EXPERIENCIA


  Contacto :    91 350 25 78     626 96 36 30   

Cólico del lactante

Cólico del lactante

¿Su bebé llora sin síntomas asociados?

Si ha consultado a su pediatra y han descartado cualquier otra causa para las molestias, es muy probable que su bebé sufra cólico del lactante.

¿Qué son los cólicos del lactante?

Los cólicos del lactante son definidos como el espasmo o contracción dolorosa del intestino, siendo una terrible pesadilla para muchos padres, pediatras y gastroenterólogos infantiles, por su difícil manejo y la angustia que genera.

Realmente no se sabe a ciencia cierta lo que provoca estos cólicos, se presume que son consecuencia de la inmadurez de su aparato digestivo.

¿Cuándo aparecen?

Los cólicos suelen aparecer entre los quince días y los tres meses de vida aproximadamente, aunque también se han dado casos de bebés de cuatro días y algunos con más de un año..

¿Cuáles son sus síntomas?

  • El cólico del lactante suele tener un comienzo repentino y a la misma hora del día, sobre todo a última hora, de 18 a 24 horas.
  • El recién nacido encoge las piernas, llora en largos episodios y expresa su nerviosismo poniéndose más colorado y cerrando los puños.
  • Al niño le resulta difícil expulsar los gases y evacuar las heces.
  • El bebé no responde a los estímulos tranquilizantes que a otras horas del día le relajan.
  • Su vientre está ligeramente endurecido.

Método Rubio

Aplicamos el método Rubio para el cólico de lactante, una técnica osteopática visceral que logra armonizar, relajar y elastificar el intestino del bebé.

Desarrollado por fisioterapeutas basándose en la experiencia y la evolución de un número mayor a 10.000 bebes desde 1996.

¿Cómo se aplica?

El Método Rubio para los Cólicos del Lactante lo realiza un fisioterapeuta, como norma general, en dos sesiones: una primera elastificando la zona más externa y la segunda, 4 o 7 días después, sobre la zona profunda.

Las sesiones tienen una duración aproximada de entre 30 y 45 min cada una, debiendo realizarse siempre con el bebé relajado, obteniendo un resultado de mejoría o desaparición del síntoma superior al 90 por ciento.

Esta técnica también mejora todas las funciones relacionadas con la alimentación, asimilación y eliminación de heces, consiguiendo además un aumento en su bienestar general al mejorar el tiempo de sueño y descanso.